Lo que cuenta es el final

El final anticlimático es complicado de digerir y rara vez funciona en el espectador. Por una predisposición natural, las personas están preparadas para una estructura aristotélica de tres actos en la que la presentación y nudo lleven a un desenlace satisfactorio y, en cierta medida, anticipable. Por ello, cuando el guión mata la gran apoteosis final, la sensación es extraña y difícil de digerir. En cierto modo, el espectador siente que se le ha robado la satisfacción final.

El final anticlimático no debe confundirse con el final trágico, pues puede ser feliz aunque generalmente se percibirá como agridulce. Tampoco se debe equivocar con un final mal escrito, aunque en la mayoría de las ocasiones un mal desenlace también rompa el clímax narrativo de la historia. Probablemente, el final anticlimático más famoso en la historia del cine sea el de ‘No es país para viejos’ (Joel & Ethan Coen, 2007). Otro final anticlimático muy famoso también es el del ‘Baloncesto Fuenlabrada – Tecnyconta Zaragoza’ (Porfirio Fisac, 2019).

Había un anuncio que decía que el baloncesto es el deporte de las emociones y era un buen eslogan. Tan ajustada fue la victoria del conjunto rojillo en Andorra como lo fue en el Fernando Martín. Sin embargo, una nos volvió locos de remate y la otra nos dejó con cara de ¿y ya está?

La culpa es del final, pues tan mal se jugó en uno como en otro campo. De hecho, en el sur de Madrid (o norte de Toledo si tienes amigos Dementes) se vio mucho mejor baloncesto. El primer cuarto del Tecnyconta en Fuenlabrada fue apoteósico. Defensa agresiva en las líneas de pase, circulación de balón en ataque, un acierto inhumano en el aro contrario… Nombra tu estilo de baloncesto favorito que éste fue practicado por los de Fisac en aquellos gloriosos primeros diez minutos. Pero, al final, faltó la emoción y, además, por el camino, Tecnyconta llegó a dilapidar una renta de hasta 23 puntos.

Afortunadamente, el conjunto aragonés este año tiene hasta la suerte del campeón. Con el Instant Replay roto, los colegiados anularon un triple sobre la bocina de EJ Rowland que daba el triunfo al conjunto local. Lo hicieron a simple vista y acertaron, cuando lo fácil hubiese sido pitar a favor del anfitrión. Como también lo hubiese sido, por cierto, en Andorra. En pista se quedó un conjunto madrileño con cara de circunstancias, sin saber muy bien qué estaba ocurriendo. Los aragoneses, con buen criterio, desaparecieron de pantalla y, entiendo, asimilaron la victoria en la intimidad del vestuario. No hubo vuelta al ruedo. Okoye no cruzó el campo el campo para gritarle a una cámara. Nadie tiró un cubo gigante de Gatorade por la espalda de Fisac.

Lo bueno del final anticlimático es que, bien ejecutado, crece en el espectador con el tiempo. Planta una semilla que puede tardar en germinar, pero que acaba ofreciendo una recompensa mayor. No se trata de un producto de consumo rápido. En ‘No es país para viejos’, los Coen no sólo dejaron para la memoria visual del cine un personaje icónico como el Anton Chigurh de Javier Bardén, parodiado en Los Simpsons, auténticos capturados del zeiglist cultural de nuestra generación. Al denegar la redención final, al matar al protagonista fuera de plano, al terminar con un monólogo y no con un tiroteo, los Coen retorcían los pilares fundacionales del western clásico y ofrecían al espectador la visión de que aquel mundo, si alguna vez existió, es cosa del pasado. Es la visión nihilista del los hermanos en su máxima expresión. Algo sobre lo que reflexionar.

Del mismo modo que, tras Fuenlabrada, los aficionados rojillos probablemente bajasen de la nube en la que estaban instalados. Al menos incialmente. La felicidad, el playoff, puede depender de algo tan volátil y fuera de nuestro control como que Rowland hubiese soltado el balón una décima de segundo antes. O, aún peor, que los árbitros, sin el apoyo de la técnica, hubiesen optado por tragarse el silbato ante el delirio fuenlabreño. Nada está garantizado, no si alguna vez nos volvemos a creer que un partido está ganado en el segundo cuarto.

Aunque esta vez se ganó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s