Dylan Ennis; la larga espera

No hay peor cliché en el género épico que la llegada del héroe a última hora para salvar el día. Una fórmula que se repite una y otra vez, convirtiéndose en predecible y restando emoción al producto final. En la vida real, sin embargo, el timming de los sucesos rara vez se puede controlar a voluntad. De lo contrario, Dylan Ennis hubiese llegado a Zaragoza como sustituto de Bo McCalebb en primer lugar y, quizá, los aragoneses hubiesen podido amarrar la permanencia con menos suspense y sufrimiento del vivido finalmente. O quizá no, quién sabe. La única certeza son los hechos acaecidos y lo que sucedió es que el jugador canadiense llegó a la entidad rojilla con solo seis jornadas de la Liga Endesa por jugarse. Afortunadamente, la apuesta, que según informaciones de Luis Alberto Noriega, de Aragón TV, corrió de parte del patrimonio personal del presidente Reyanldo Benito, salió bien y el Tecnyconta continuará en ACB un años más.

Dylan Ennis es un jugador atípico en todos los sentidos. Adquirió cierta relevancia internacional al ser uno de los jugadores de mayor edad en participar en una Final Four de la NCAA. Su periplo universitario de seis años es una rara avis en un mundo en el que la mayoría de proyectos de jugador profesional permanecen en sus equipos el año que les obliga el sistema. Sin embargo, el canadiense está empecinado en romper el molde.

Después de su paso por las universidades de Rice y Villanova, Ennis, quien tiene un hermano pequeño jugando en la NBA, Tyler Ennis, decidió darse una última oportunidad estudiando un máster en Oregon. Tras conseguir la aprobación de la NCAA para disputar su última temporada en el baloncesto universitario, en los Ducks se juntó con un grupo de ensueño. Jordan Bell, Tyler Dorsey y Dillon Brooks finalizaron la temporada siendo seleccionados en segunda ronda del draft. El canadiense, por su parte, emprendió el camino a Europa.

Su siguiente paso, no obstante, fue tan poco frecuente como el resto de su carrera. El KK Mega Bemax es un equipo especial. Controlado por el super agente Misko Raznatovic, la escuadra serbia se ha especializado en dar espacio a jóvenes talentos como escaparate de sus habilidades. De hecho, desde 2014, nueve jugadores del Mega Bemax han sido seleccionados en el draft de la NBA, siendo Nikola Jokic su máximo exponente. Pero esta vez, un club tradicionalmente exportador de talento, ejercía de importador. Aunque la finalidad era la misma, Ennis disponía de minutos, muchos balones y se situaba en el escaparate europeo.

Por ello, el 9 de diciembre, después de haber promediado 18,6 puntos, 5,4 asistencias y 4,6 rebotes, Raznatovic concluyó que su pupilo estaba listo para el siguiente paso y lo colocó en el mercado. El Tecnyconta, que buscaba un sustituto tras la marcha de Bo McCalebb por asuntos familiares, se interesó por él. Pero ya era tarde. El Estrella Roja ofrecía a Ennis baloncesto de Euroliga sin tener que cambiar de país. El jugador que había necesitado seis años para salir de la universidad conseguía en media temporada llegar a la máxima competición continental.

Ennis continuó haciéndolo bien en su nuevo equipo (6,1 puntos, 1,8 rebotes y 1,6 asistencias en Euroliga), aunque no tanto su equipo, que perdió la final de la Liga Adriática frente al Buducnost VOLI Podgorica. Con solo la competición serbia en juego, y sin posibilidad de jugar Euroliga la próxima temporada, el Estrella Roja decidió soltar lastre económico. ¿Quién estaba en el mercado buscando desesperadamente una solución a una mala temporada? Otra vez, el Tecnyconta Zaragoza.

El exterior canadiense llegó a la capital aragonesa en un pack junto a Milko Bjelica con la misión de evitar el descenso en seis partidos. Así, desde su llegada, dispuso de todos los minutos que hicieran falta para ello, a pesar de que su debut no fuese todo lo prometedor que se deseaba.

Captura de pantalla 2018-05-29 a las 15.49.54

La pista del UCAM Murcia, una de las defensas más duras de la competición, probablemente no sea el mejor lugar para una primera toma de contacto con la ACB. Así, en su debut, Ennis recibió cinco tapones que le daban la bienvenida a la competición doméstica más exigente a este lado del Atlántico.

Afortunadamente, el canadiense se repuso al severo revés y ya en su segundo encuentro con el uniforme rojillo, en toda una final frente al Betis jugada en el Príncipe Felipe, jugó un papel más que importante anotando 13 puntos, algunos de ellos en los momentos cruciales, y ayudando a asegurar un triunfo que a la postre sería imprescindible para lograr la salvación.

A diferencia de lo esperado en un principio, durante su corta estancia en Zaragoza, Ennis se ha empleado como escolta a tiempo completo. Su bote alto de balón, que le ha generado alguna que otra pérdida en principio evitable, y su estilo de juego, quizá demasiado orientado a la consecución de canasta en penetración con tráfico en la zona, no convencieron a Pep Cargol para darle la batuta del equipo. Aún así, Ennis ha logrado dejar su huella en la Liga Endesa, principalmente gracias a su habilidad para anotar auténticos canastones.

Porque, pese a tener buenos porcentajes desde la línea de tres puntos a lo largo de su carrera, llama la atención el 40,6% de acierto que realizó en Euroliga, lo cierto es que sus números desde más allá del arco de 6,75 en España han sido más bien pobres, con solo 7 aciertos de 24 intentos (29%).

Por contra, Ennis se ha mostrado como un auténtico especialista en penetraciones suicidas en tráfico por la zona. Buscando el aro sin importar la oposición que se pueda encontrar por el camino. Su 28/52 en tiros de dos así lo demuestra. De hecho, se trata de números más frecuentes en un jugador interior, muy similares a los que presenta su compañero de operación rescate Milko Bjelica, quien terminó la temporada con 35/58 en tiros de dos.

Toda una fuerza ofensiva, Ennis desató todo su potencial en el último partido en el Príncipe Felipe frente a Fuenlabrada. Con Gary Neal lesionado, el canadiense se echó el equipo a la espalda y firmó un partido de 30 puntos, 5 rebotes y 33 de valoración. Números monstruosos que, lamentablemente, no pudieron cerrar la victoria para el cuadro local.

Captura de pantalla 2018-05-29 a las 15.53.18

El camino de Ennis hasta el club aragonés ha sido largo e inusual, igual que el resto de su carrera. Sin embargo, el sabor de boca que deja su paso por la capital aragonesa puede calificarse de positivo. Además de jugar un papel importante en la consecución de la salvación del conjunto rojillo, su juego de estilo espectacular ha logrado conectar con la grada. Por lo poco que se puede extraer de lo que cada individuo ofrece a través de sus redes sociales, parece que la ambición del canadiense pasa por hacerse un nombre en Euroliga. Le llevó seis años jugar una Final Four de la NCAA, pero al final lo consiguió. Probablemente, establecerse en la mejor competición continental no le tome tanto tiempo.

Nota: 7/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s