Cinco euros

Texto publicado en El ‘traspiés’, columna de periodicidad semanal para AragónSport.com

 

No suele ocurrir, menos en tiempos de crisis, pero hace no mucho me encontré un billete de cinco euros en la calle. No había nadie alrededor así que, no sé si de manera correcta o incorrecta, decidí echármelo al bolsillo. El hecho, por inhabitual en mi vida, sirvió para alegrarme la tarde. Desde luego, el botín hallado no es una fortuna precisamente. Aquel papel grisáceo y arrugado no supone mi pase a una vida mejor ni un cambio sustancial en mi día a día, pero al que le amargue un dulce posee un serio problema en sus papilas gustativas. Evidentemente, no voy a negar que todo aquello que se consigue a través del esfuerzo conlleva una recompensa superior. Es verdad que la satisfacción de lograr aquello que ha sido largamente deseado resulta plena. “Si nunca has ahorrado para unas Nike, nunca has disfrutado unas Nike”, cantaba Toteking cuando parecía que iba a molar. La rima es cuestionable pero el fondo se hace entender.

 

Este domingo, el CAI Zaragoza se encontró un billete de cinco euros en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid. Bueno, no exactamente. De hecho, lo conseguido por los aragoneses posee un valor superior. La victoria, aderezada con una renta de 27 puntos de diferencia, puede ser un lingote de oro si los pupilos de José Luis Abós consiguen mantener la octava plaza que ocupan en la actualidad, y que les daría derecho a participar en la próxima Copa del Rey. Sin embargo, existe el peligro de que se devalúe por el escaso nivel mostrado por un Tuenti Móvil Estudiantes que no tiene fly, ni party, ni siquiera una sabrosura. Los colegiales no tienen nada, papi. Acaso un Ivanov voluntarioso y una cantera prometedora que no saltó a la pista hasta que la Demencia lo demandó de manera insistente en el último cuarto.

 

El CAI, por tanto, hizo lo que debía. Borró a su rival desde la defensa, jugó en ataque como acostumbraba, con un pívot referencia y una batería de tiradores abiertos para aprovechar los espacios, y, prácticamente, no se dejó llevar en ningún momento. Quizá cuando dobló en el marcador a su rival, 30-60, hubo un atisbo de relajación. Situación que, eso sí, fue corregida para terminar el encuentro con un abultado 62-89. Misión cumplida, y ahorrando fuerzas para el exigente compromiso que espera el miércoles ante el Besiktas en Estambul. El CAI se encontró cinco euros en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid, sí, pero los invirtió hasta multiplicar los beneficios. Yo, sin embargo, apenas recuerdo en qué me los gasté.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s