Kingda CAI

Texto publicado en El ‘traspiés’, columna de periodicidad semanal realizada para Aragonsport.com

La montaña rusa más alta del mundo, al menos hasta que se construya su sucesora, está situada en Nueva Jersey, Estados Unidos. La atracción, que pasa de cero a 206 kilómetros por hora en aproximadamente tres segundos y medio, está compuesta por una pronunciada caída cuyo punto más alto se encuentra a 139 metros del suelo. Su nombre es Kingda Ka, aunque bien podría ser CAI Zaragoza. Así lo ha demostrado el conjunto aragonés en la última semana. Capaz de vapulear al Alba de Berlín el miércoles (75-50) y recibir de su propia medicina sólo cuatro días después en Barcelona (73-50). Arriba y abajo, sin tiempo siquiera para el clásico interludio en forma de foto de recuerdo con los brazos en alto y cara de velocidad.

Son las consecuencias propias de la frenética campaña en la que anda montado el club aragonés. Dos partidos por semana en los que no existen palanca de freno ni bolsa para el mareo. El calendario no ofrece tregua alguna y la mejor muestra de ello es que el próximo miércoles, en el Príncipe Felipe, los rojillos poseen programado un nuevo choque trascendental, en esta ocasión con el Telekom Bonn como rival. En él, el conjunto dirigido por José Luis Abós se juega la práctica totalidad de sus opciones de continuar su participación en la Eurocup. Ganar, y recuperar los cuatro puntos de ‘average’, es la exigencia. El digerir la pesada derrota sufrida en el Palau Blaugrana deberá ser, como todo lo que ilustra a este artículo, un ejercicio ‘express’.

Es la tónica general de la temporada. Su parte negativa, la cual es esgrimida en voz alta cada vez que se buscan argumentos y razones por los que el CAI no termina de adoptar la regularidad competitiva que maravilló el año pasado. ¿Por qué apenas se encadenan victorias? ¿Cuáles son los motivos por los que, incluso dentro de un mismo partido, el equipo es capaz de mostrar dos caras tan diferenciadas como las del villano de ‘Batman’? La ausencia de una pretemporada efectiva debido a la tardía llegada de los internacionales así como la inoportuna lesión de Michael Roll, la merma de entrenamientos semanales debido a la cantidad de viajes realizados y la lenta integración de los fichajes, algunos de ellos llamados a ser referentes del nuevo equipo, son las respuestas más aparentes. Una realidad que, en ocasiones, obvia el hecho que subyace tras ella, y que no es otro que la actual situación responde al premio obtenido a la machada realizada el curso anterior

La experiencia en Kingda Ka apenas dura un minuto, lo que no impide que entusiastas de las montañas rusas de todo el mundo viajen hasta su falda para vivirlos en primera persona. Seguramente, aguardarán pacientemente la pertinente cola y, si está en su mano, se sentarán en primera fila. En el parque de atracciones ‘Six flags great aventure‘, donde se encuentra alojada la atracción, también habrá visitantes circunstanciales que decidan subirse a uno de sus vagones más preocupados por la seguridad que de disfrutar del viaje. Ojos cerrados y nudillos tan apretados que la piel pierde su coloración natural para adquirir un inconfundible tono blanco son su seña de identidad. Bienvenidos al ‘traspiés’, aquí soltamos las manos cuando llega la bajada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s