La Eurocup era esto

He descubierto la Eurocup. Sabía de su existencia, pero nunca me había detenido a contemplarla. No me da vergüenza admitir que, hasta ahora, para mi la segunda competición europea era una auténtica desconocida. El plato de verdura que figura en todo menú de restaurante y que siempre paso por alto con vehemencia. Si salgo a comer fuera, que sea algo sabroso de verdad, la dieta sana ya la dejaré para mi día a día. NBA, NCAA, Euroliga, Liga Endesa -en tiempos ya olvidados la LEB-… Hay mucho baloncesto para elegir a lo largo de la temporada y uno llega hasta donde llega. Por eso, de la mano del CAI Zaragoza, este martes experimenté la sensación de descubrir un mundo nuevo. Que siempre había estado ahí, pero hasta ahora no para mi.

No todo es culpa mía, claro. Desde el exterior, la Eurocup es una competición semi clandestina, que no sabe proyectar a nivel continental la importancia que posee para los clubes que participan en ella. Muchos, entidades de gran categoría y peso en sus respectivos países. Algunos, incluso, conjuntos con aspiraciones reales de Euroliga, el gran paraíso vedado para los simples mortales. Por ello, el torneo permanece como un producto de disfrute local. Reservado para aquellos que toman parte de él. El ejemplo más claro de esto es que el canal más importante que posee los derechos del campeonato es Eurosport 2, que solo se puede ver en inglés y a través de plataformas de pago.

Claro que todas estas dificultades también tienen su encanto. Acceder a la Eurocup supone un esfuerzo y, como tal, tiene su recompensa. En esta primera fase, cada jornada consta de 24 partidos distintos. Muchos, entre equipos de los que jamás había oído hablar antes. Otros, en cambio, suponen el reencuentro con conjuntos de los que hace mucho tiempo no sabía nada o con jugadores a los que tenía totalmente perdida la pista. Cada boxscore, cada resumen, es una sorpresa nueva. Un descubrimiento. Alfabetos en cirílico, ciudades totalmente desconocidas… ¡el Asesoft rumano le ganó por 20 puntos al todopoderoso Khimki ruso! La vida es una caja de bombones, nunca sabes cuál te va a tocar.

En cierto modo, navegando compulsivamente por Internet, entre la página oficial de la competición, los perfiles de Twitter de los clubes y páginas especializadas, retrocedí en el tiempo. Paradójicamente, a aquellos años en los que la red de redes no gobernaba mi vida y era un chaval ávido de información sobre la NBA. Cuando el teletexto era visita obligada para saber los resultados del día y las cintas de VHS rulaban por el recreo con partidos del Gordo Barkley con aquel hipnótico uniforme de los Suns. El partido del viernes del Plus, merchandising Starter de los Hornets y revistas como ‘XXL Basketball’ o la oficial de la NBA cada mes. Mis 90, que cantaría MDE Click. Así estoy yo con la Eurocup, como un chaval con Jordans nuevas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s